lunes, 25 de noviembre de 2013

Día 25: El sitio más extraño en el que has jugado

Seguimos por aquí con el Desafío de los 30 Días. Una nueva entrega que hará las delicias de los que nos gusta contar anécdotas roleras. Respecto al sitio más extraño en el que se haya jugado, seguramente ha existido de todo.

Por mi parte, no recuerdo haber jugado en lugares especialmente fuera de lugar. Portales, azoteas, parques…creo que la mayoría de los roleros, en una u otra ocasión, han tenido algunas sesiones en este tipo de espacios. Haciendo memoria, sí existe un lugar algo más fuera de lo común; fue en una de mis primeras partidas como Máster, cuando tenía tres jugadores conmigo y contábamos todavía con menos de dieciocho años.



Al no disponer de espacio en nuestras casas y sí muchas ganas de jugar, pues era el final de la partida, nos fuimos a buscar un sitio donde no hubiese problemas. Comenzamos a andar por el campus de la universidad y nos saltamos a unas pistas que estaban medio cubiertas. No había un alma esa tarde por allí. Nos pusimos cerca de una portería de fútbol sala y sacamos todos los bártulos para jugar. A las dos horas se acercó un coche patrulla de estos de seguridad, y se bajaron los dos tipos para preguntarnos qué demonios hacíamos allí con tantas hojas por el suelo. Recuerdo que el primero de los dos nos dijo que si sabíamos que existía una cosa llamada biblioteca. Humor inteligente, le dicen. Yo iba a comenzar a recoger cuando mi compañero Mario se levantó con ademán de darle las ineficaces explicaciones pertinentes. Entonces, el otro responsable de seguridad nos preguntó si jugábamos a rol. Le dijimos que sí, El tío empezó a contarnos una retahíla de anécdotas de las que no me acuerdo; la cosa es que le caímos bien y nos dijo que martes y jueves ellos tenían turno de tarde, así que no tendríamos problemas. Favores entre roleros ¿quién nos lo iba a decir? Realmente no llegamos a ir más, porque encontramos un portal abandonado mucho más resguardado, y lo convertimos en nuestra nueva guarida.


Lo bueno de la juventud es la capacidad de adaptación a cualquier entorno. Yo repito eso con mi mesa actual y me da que más de uno/a me manda a paseo rápido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada