martes, 19 de noviembre de 2013

Día 19: El juego al que nunca has dirigido y al que te gustaría dirigir

Como ya dije ayer, toca lo complementario al día anterior en este Desafío de los 30 Días. En esta ocasión, lo tengo más complicado porque he dirigido bastantes juegos.

Si me lo permitís, y a modo de recordatorio para futuros momentos, voy a colocar una lista de los juegos que he dirigido. Aprovecho la entrada así y hago un pequeño recopilatorio. No son muchos realmente, pero teniendo en cuenta que llevo media vida rolera dirigiendo solo D&D, creo que son más que suficientes: Dungeons and Dragons, Guerrero, Pícaro y Mago, La Llamada de Cthulhu, Vampiro: La Mascarada, NarutoD10, Rápido y Fácil, OCYO, Eyes Only, Haunted House, Z-Corps, Omertà, Gañanes, El Anillo Único, Aquelarre, Cyberpunk, La Mirada del Centinela, Arcana Mundi, Revólveres&Ocultistas, Aventuras en la Marca del Este, Grecia, sLAng, Orpheus, Nsd20. Esto es lo que he dirigido una u otra vez. Tampoco son tantos, pero para mí es un mundo. Luego, si a esto le sumo los que he leído, la lista se hace muy cuesta arriba.

Naturalmente, de esos mismos leídos y no dirigidos cogeré al seleccionado. Me parece que me quedaría con La Puerta de Ishtar, Pendragon, dirigir en el escenario de la Dragonlance y Fadding Suns. Para todos tengo pensado campañas, aunque optaré por quitar a Krynn, por ser un escenario más que un juego, y a Pendragon, porque lo que realmente me llama es dirigir The Great Campaign. De los dos restantes, optaré por Fadding Suns. Su escenario, su mezcla de fantasía y ciencia ficción me enamoró desde el primer momento. He leído sobre la teocracia, sobre la importancia del pasado y los restos antiguos, sobre las casas de nobleza. Creo que es un juego que puede otorgarte todo tipo de tramas, incluso estilos de juego. Una campaña basada en la propia ambientación del mismo daría mucho juego y lograría una partida de proporciones épicas, justo como me gustan.




El problema para no dirigir es la falta de tiempo. Últimamente pienso que llevo demasiado tiempo narrando en mi escenario de creación propia, Anthara, y ya es hora de darme nuevos aires. Creo que después de esta partida comenzaré a mover otros juegos diferentes; darse un descanso, vamos. No quiero ser de esos que, con todo mi respeto, se llevan veinte años jugando a lo mismo. Ideas tengo, pero se nota que los jugadores no lo viven con la misma frescura….y yo tampoco. He descubierto que lo ideal es ir rotando y trabajando, como Máster, en diferentes tipos de partidas. Así que a ello me dedicaré en el futuro venidero. Y creo que será al juego seleccionado (aunque Las Máscaras y En las Montañas de la Locura me llamen….)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada