sábado, 16 de noviembre de 2013

Día 16: Esa interpretación que te sale bordada

Superada la mitad del Desafío de los 30 Días, continuamos incansablemente hacia el final. Este es otro de esos temas que me gustan, por lo interesante de las respuestas que puedo ver en otros blogs. También pienso que decidir yo mismo mi mejor actuación sería una actuación ciertamente prepotente, así que reuní a mis jugadores habituales y me propusieron sus sugerencias, con las que estaba de acuerdo. Al fin y al cabo, la interpretación que te sale bien es una interpretación con la que te sientes cómodo, con la que transmites, y que tiene algo de ti pero también algo de lo que te gustaría tener. Creo que la mezcla de ambos es lo que consigue que sea algo digno de recordar.

Voy a presentar dos ejemplos. El primero de ellos es Dáris, un monje humano que fue PNJ durante dos de las tres partidas que duró mi campaña anterior. El mismo era un Vigilante, un protector de la Voluntad de los Dioses, que aceptó dicho poder no para ser fiel a estos, sino para ser fiel al mundo que debía proteger. De talante carismático, abierto, sin pudor alguno con las cosas, sincero, chulesco con sus enemigos y abierto siempre a rebajar el nivel de tensión en los momentos que vivía presente. Era de esos tipos que nunca siguió otra cosa que sus propias leyes, pero que incluso estas caían si debían caer. Eso le convertía en un individuo muy humano.



Además de todo esto, Dáris siempre parecía estar un paso por delante de todos los acontecimientos. Parecía controlar todas las situaciones, parecía que en todo lo que sucedía salía ganando. Con ello, era un comerciante de mucha fama en el mundo; comerciaba no solo con dinero, sino con Pactos. Tenía una red de favores pendientes increíble, de conocidos que iban más allá de un plano u otro…Su poder residía en la capacidad que tenía de adoptar siempre la mejor decisión en cada momento, y de realizar acciones importantes para los PJs y el mundo que quería defender sin pedir nada a cambio, pues estas nunca se exteriorizaban. Nunca salían a la luz. Disponía de un impresionante almacén lleno de objetos mágicos, armas muy poderosas, tomos antiguos…Creo que lo más me gustaba de Dáris era la capacidad que tenía de confiar en los demás, en que todos podían tener la oportunidad de conseguir lo que se proponían. Siempre recordaré como cogió a la mediana que limpiaba su  casa una vez al mes y la convirtió en una heroína de todo el plano…



El otro personaje es uno de esta partida que jugamos actualmente, en el mismo mundo, la primera de las tres partidas de esta segunda gran campaña. Su nombre es Dalamar el Oscuro, y está inspirado físicamente en el elfo de la misma condición de la Dragonlance. Aquí, sin embargo, es un drow hechicero. Dalamar es un individuo malvado, un hechicero muy poderoso que ha vivido por más de trescientos años acumulando poder, y cuyos planes nunca se son capaces de entreverse. Manipulador, es inteligente y astuto, conoce los mejores movimientos para todos los afectados y entiende cuándo debe dar un paso y cuándo no. En ese sentido, da la sensación de controlarlo absolutamente todo…Es un personaje dotado de un poder inmenso, da esa sensación de ser uno de esos individuos a los que no deberías enfadar, a los que solo te queda obedecer. Mis jugadores ya le plantaron cara una vez, y frustraron sus planes; esas cosas me encantan, me dan mucho juego para las posteriores venganzas que este desee tomarse, y demuestra que no hay personajes invencibles.

Creo que lo mejor de Dalamar no es tanto sus acciones en la partida como el cariz que yo tomo con él cuando habla, justo lo contrario de Dáris. Voz seria, expresiones cultas, cadencia lenta…creo que me sale vocalmente muy bien, así como sus gestos y expresiones. Me da la sensación que, gestualmente, es el mejor personaje que he interpretado jamás.

En fin, estas dos son mis mejores interpretaciones, las que me salen bordadas. Yo creo que tengo muchas más destacadas, pero no quiero mencionarlas porque sería dar una lista muy grande. Y es que ser Máster tanto tiempo tiene, tarde o temprano, una acumulación de interpretaciones demasiado extensa….menos mal que me encanta interpretar todo tipo de personajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada